Paradigma Biosférico

¿Qué es la Naturaleza?esfera con flores + espacio + biosphere 2 copy

La palabra naturaleza tiene múltiples sentidos y recibió diferentes acepciones desde la antigüedad, a lo largo de la historia de la filosofía y de la ciencia, hasta nuestros días. De hecho hay una larga historia de malentendidos en torno al concepto de naturaleza, ya que ciertas acepciones terminaron por volverla casi ininteligible para nosotros. Sin duda sus sentidos más antiguos nos remiten a dos verbos: en griego phyo, que significa nacer, brotar, crecer, incluso engendrar, derivando de ahí el sustantivo physis – que traducido normalmente como “naturaleza” en realidad alude al crecimiento vegetal, a través de su raíz etimológica en phyton, “planta”. Y en latín nascor: nacer, surgir, provenir, proceder. En este verbo está implicado el sentido fundador de la palabra naturaleza. Su esencia reside en ese estado de permanente surgir, desplegarse, crecer, que nos incluye y transforma como parte integrante de su ser, más allá de que con el tiempo se hayan solidificado sus acepciones más mecanicistas, como si la naturaleza fuese sólo una “cosa” u objeto que resulta de la combinación de substancias o elementos materiales.

 

Podemos delinear ciertos rasgos generales diciendo que hay naturaleza donde hay vida con un sentido, no impuesto por el pensamiento, sino más bien relacionado a una autoproducción del sentido. La Naturaleza no es una “cosa” ahí afuera, tiene una interioridad, o más bien excede la dualidad exterior-interior. No es instituida por los humanos, difiere de lo constituido en el orden de las costumbres y los discursos, oponiéndose a estos como lo no-constituido, lo no-instituido. La naturaleza es lo primordial, y por eso es que llega a implicar la noción de eternidad en diferentes culturas. La naturaleza se muestra como un objeto enigmático: no del todo un ob-jeto, puesto ahí delante, fuera de nosotros, diferente de nosotros, ya que en realidad nos engloba, siendo lo que nos sostiene en la vida, como el mismo suelo que pisamos, el aire que respiramos y el agua misma que nos constituye.

VERNADSKY

¿Qué es la Biosfera?

Por más que todas las culturas llegan a referirse a ella de distintas formas desde los orígenes de la humanidad, el concepto de Biosfera nació hace poco más de un siglo. El término se introdujo por primera vez en la obra del geólogo inglés E. Suess (1831-1914), quien recibe entre otras la influencia del naturalista francés J. B. Lamarck. En su texto sobre la génesis de los Alpes, del año 1875, Suess da una primera configuración al concepto, designando con él la capa habitada por la vida que envuelve el planeta. Pero es recién en la obra del geoquímico ruso Vladimir Vernadsky (1863- 1945), que el concepto llega a ser demostrado científicamente:

“La superficie de la Tierra, vista desde las profundidades del espacio sideral, parece única, específica y distinta de todos los otros cuerpos celestes. La superficie de nuestro planeta, su biosfera, separa (y une) a la tierra de su entorno cósmico. La faz de la tierra aparece visible donde recibe luz de cuerpos celestes, especialmente del sol y la luna…Bajo la influencia de estos rayos de luz, los organismos vegetales producen compuestos químicos que serían inestables en cualquier otro entorno (organismo/ambiente) que no sea el interior de la planta. Todo el mundo viviente está conectado con esta masa verde por un vínculo directo e indisoluble. Debemos mirar entonces a la materia viviente en su conjunto como un dominio peculiar y único para la acumulación y transformación de la energía luminosa del sol en la Tierra. No hay fuerza más poderosa (por sus resultados) que la totalidad de los organismos vivientes… Sin vida, la faz de la tierra sería tan inerte como la superficie de la luna. La vida ejerce un poderoso efecto movilizador, continuo y permanentemente, sobre la estabilidad de la superficie de nuestro planeta, con sus colores y formas, sus combinaciones de organismos vegetales, animales y la actividad creativa de la humanidad. La vida no sólo crea nuestro entorno natural, sino que penetra en los más profundos y grandiosos procesos de la corteza terrestre” (fragmento de La Biosfera: Tratado sobre la existencia de un ecosistema global controlado por la vida, 1926).

Vernadsky fue un cosmista: científico generalista, investigó la geología, la física, la química y la biología del mundo natural. Su influencia en la ciencia soviética es notable y es reconocido por algunos como “el Darwin ruso”. El parangón entre ambos toma la siguiente forma: lo que Darwin pensó con relación al tiempo biológico, Vernadsky lo pensó con respecto al espacio biológico. Así como Darwin probó la unidad de toda la vida en la complejidad de sus formas a través de billones de años, Vernadsky logró probar la unidad de toda la vida en el espacio, la forma en que ella opera o trabaja como fuerza geológica y como fenómeno cósmico. La Biosfera hace al espacio en que vivimos, de hecho lo es en sí misma, produciéndolo y regenerándolo según los ciclos de su crecimiento. A medida en que la vida evoluciona, se modifica el ambiente, el entorno mismo en que evoluciona: aparecen formas de vida cada vez más complejas; más materia (biomasa) y más energía se traducen en nuevas formas de vida. En resonancia con Heráclito, Vernadsky despliega una visión dinámica de la vida, analizándola desde el punto de vista de la constante mutación universal.

“La materia viviente le da a la Biosfera un carácter extraordinario, único… La energía cósmica determina la presión de la vida -transmisión de la energía solar a la superficie terrestre. Activada por la radiación natural, la materia de la Biosfera colecta y redistribuye energía solar, convirtiéndola ulteriormente en energía libre capaz de operar en la tierra… siendo una fuerza cósmica poderosa que moldea nuestro planeta.”

Para Vernadsky, de la evolución específicamente humana nacen dos nuevas dimensiones en la biosfera: la tecnosfera, región surgida de la evolución de la techné, la actividad técnica de los hombres en las diversas variantes de agricultura, del transporte, la industria, la genética, las artes, etcétera; y la noosfera, el dominio del pensar y del crear, donde se razona, se recuerda y se toman decisiones. La evolución de la noosfera puede mediar y reconciliar los conflictos surgidos entre la tecnosfera y la biosfera, disminuyendo la presión de la primera sobre la segunda, y transformando así a los humanos en auténticos cuidadores de la vida en la tierra.

Paradigma Biosférico

Pocos científicos occidentales llegaron a familiarizarse con la teoría biosférica de Vernadsky, a raíz de la restricción de la comunicación entre la Rusia soviética y Occidente, determinada por cuestiones políticas del pasado. Sus ideas tampoco alcanzaron gran difusión en vida en la propia Unión Soviética: el énfasis de Vernadsky en el poder de la vida como un sistema total no resultaba adecuado a la estructura política de su tiempo. Aún así, su trabajo sirvió para fundar varios institutos de investigación, creados y dirigidos por él, principalmente dedicados a dos campos interdisciplinarios: la geoquímica y la radiogeología. De esta raíz nació en sus diversas aplicaciones la nueva ciencia biosférica, que alcanza la mayor escala posible en el dominio de las ciencias de la vida. Difiere de la ecología en la medida en que trabaja con ciclos completos de sistemas totales. La(s) biosfera(s) constituyen su objeto de estudio singular.

La(s) Biosfera(s) se definen como energéticamente abiertas y materialmente cerradas, sistemas vitales, naturales o artificialmente construidos, capaces de autorregulación a largo plazo bajo condiciones propicias. Así es como la Biosfera terrestre, singular matriz de vida que da forma a este planeta, está abierta energéticamente a fuentes como la luz del sol, la gravedad lunar y las radiaciones cósmicas. Es un sistema complejo, autoorganizativo y adaptable, que aumenta su energía libre aunque está materialmente cerrado. Algo del sistema solar penetra en el interior de la Tierra, y algo escapa de la atmósfera terrestre en forma de gases y subducción.

jamnitzer eter 2jamnitzer eter 1

La Biosfera es la mayor fuerza terrestre: mueve, procesa y recicla muchos millones de toneladas de biomasa por año. Así, cada organismo, en su vida, muerte y descomposición circula sus átomos a través de la Biosfera una y otra vez. La Biosfera terrestre existe hace casi 4 billones de años. Sobrevivió a cinco eventos de extinción de especies mayores –en la actualidad estaríamos viviendo la sexta crisis de transformación atmosférica. Contiene más de un trillón de toneladas de vida (biomasa) distribuida en millones de especies que, con su capacidad de mutación, evolucionan adaptándose continuamente. La Biosfera terrestre crea y mantiene su composición atmosférica en delicado equilibrio, y produce a su vez la necrosfera, estratos geológicos de material generado por la vida en eras anteriores: petróleo, gas natural, etc.

 

Siendo matriz de todos los recursos naturales, así como de lo humano y sus trabajos, el concepto de Biosfera de Vernadsky revoluciona los paradigmas científicos hacia una valoración de la vida misma y sus cualidades, difícilmente observables por los métodos cuantitativos reduccionistas. Para él, la vida misma produjo y produce casi todas las condiciones necesarias para su propia evolución. Toda la vida en la Tierra constituye una única entidad, que a través de la transferencia de energía y materia a gran escala, maneja el medioambiente planetario. Es lo que sucede, por ejemplo, en el caso de la atmósfera terrestre. La capa de aire que envuelve nuestro planeta está constituida por una mezcla -de un 80% de nitrógeno, un 20% de oxígeno, y pequeñas cantidades de metano, vapor de agua y dióxido de carbono- cuyo equilibrio físico-químico es dinámico. El científico atmosférico J. Lovelock dio el siguiente paso en la constitución de una teoría biosférica, mostrando cómo los procesos físico-químicos de regulación del equilibrio de la mezcla de la atmósfera terrestre son los únicos en el sistema solar que propician las condiciones específicas para el desarrollo de la vida.

 

Al elaborar la teoría de Gaia -que concibe la Tierra como entidad viva que se auto-eco-organiza, naturaleza consciente que a la vez crea sus mismas condiciones de ser-, Lovelock y la microbióloga L. Margulis trabajaron en conjunto para investigar los mecanismos por medio de los cuales la Biosfera se regula a sí misma. Demostraron científicamente el modo en que la Biosfera puede operar como un sistema cibernético -donde cyber implica su raíz etimológica de “timonel” y el el acto de “navegar”- un sistema que se autoregula por rápidas respuestas de microbios a pequeños cambios de composición en la atmósfera: creciendo, mutando e intercambiando genes, las bacterias mantienen el equilibrio de oxígeno adecuado. En el desarrollo de sus teorías, Lovelock y Margulis -entre otros- implican un cambio fundamental en el orden de la percepción, una mutación profunda en el orden de los paradigmas científicos.

 

Hoy sabemos, gracias a la convergencia entre la sabiduría ancestral y los nuevos paradigmas ecológicos de la ciencia, que todo está interconectado, y que todo es parte de una única trama vital. Para comprender estas formas complejas de organización biológica van surgiendo nuevos lenguajes, métodos y conceptos, que nos hablan de una dinámica no lineal, de redes, “atractores” caóticos, fractales, sistemas autopoiéticos.

 

Con este cambio de paradigma va surgiendo una visión sistémica de la vida. De la antigua concepción mecanicista del universo, se pasa a una concepción propiamente biosférica, ecológica en el sentido de una ecología profunda, que implica una percepción unificada, integrada, de la mente, la materia y la vida. Esta mutación profunda de la percepción excede el dominio de la ciencia, afectando la economía, la política, la salud, y otros aspectos esenciales de la existencia. Viene a cuestionar, o más bien da cuenta de la crisis de una cosmovisión ya inadecuada para comprender la configuración del mundo contemporáneo: superpoblado, globalizado e hiperconectado; y va acompañada de un “giro copernicano”, de una auténtica mutación de valores, capaces de dar a luz “soluciones” sostenibles, de satisfacer las necesidades del desarrollo humano sin reducir oportunidades para las generaciones futuras.

El experimento Biosfera 2

Emulando a la Tierra misma (que es la Biosfera 1), el experimento Biosfera 2 fue el mayor laboratorio de ecología global autosuficiente que se ha construido, conteniendo bajo un complejo de domos de vidrio herméticamente sellado siete ecosistemas completos o biomas: una selva tropical, una sabana, un pantano, un océano con coral, un desierto, una granja y una “micro-ciudad” como hábitat humano – incluyendo 3800 especies de plantas y animales viviendo ahí dentro y regenerando la propia biomasa. Durante dos años de corrido todo el aire, el agua, plantas y animales en el sistema se alimentaron y sostuvieron recíprocamente. El cien por ciento del aire, del agua y de los residuos fue reciclado. Lo aprendido en el experimento Biosfera 2 permite entender en profundidad los procesos de la vida en la Tierra y utilizar mejor los recursos naturales. Establece la base de conocimientos y técnicas para crear ambientes autosuficientes, sistemas vivos con aplicaciones tanto en agroecología como en la tecnología espacial. La investigación llevada a cabo dentro del Biosfera 2 aporta datos claves para comprender los ciclos del dióxido de carbono, de la composición de los suelos, de la salud de los corales, del manejo de pestes agrícolas y del monitoreo de factores contaminantes, entre otras cosas, así como del reciclado en todas sus formas y del potencial de la biodiversidad para sostener el equilibrio ambiental.

 

Más info sobre el Experimento Biosfera 2: http://www.biospheres.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s